Desde:  Hasta: 
 Ayuda 
 - 
Vida-Salud

Medidas preventivas para evitar enfermedades respiratorias agudas

551 palabras

selloDistanciamiento social y mejora e higiene del entorno, dos conceptos básicos de prevención

Las enfermedades respiratorias agudas pueden agravarse en personas de alto riesgo: niños menores de cinco años, ancianos, personas con padecimientos pulmonares crónicos, cardiopatías, diabetes mellitus, condiciones con depresión inmunológica, así como mujeres embarazadas y personal que labora en el sector salud, informaron especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social en Yucatán.

Señalaron que los dos conceptos fundamentales para la prevención y evitar el contagio de estas enfermedades son el distanciamiento social y mejora e higiene del entorno.

Esto significa que al platicar, se debe mantener una distancia de 2.25 metros entre personas; aplicar el estornudo de etiqueta —cubrir nariz y boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar, en caso de no contar con un pañuelo, utilizar el ángulo del codo—; lavarse las manos con agua y jabón después de toser o estornudar; evitar asistir a lugares concurridos así como saludar de mano o de beso; evitar escupir en el suelo y en otras superficies expuestas al medio ambiente; tirar los pañuelos desechables en bolsa de plástico cerrada; no compartir vasos, platos, cubiertos, alimentos o bebidas; mantener ventilado el lugar de trabajo y casa, permitiendo la entrada del sol; evitar fumar o hacerlo lo menos posible a fin de tener menor riesgo de padecer enfermedades respiratorias y evitar tocar ojos, nariz y boca sin antes haberse lavado las manos.

En el trabajo, se debe evitar en lo posible compartir artículos de oficina como plumas, lápices, marcadores, CD, USB, etc. y en caso necesario, lavarse las manos constantemente con jabón antibacterial o utilizar gel antibacterial y mantener limpios los objetos de uso común desinfectándolos tres veces al día con alcohol o solución de cloro de uso doméstico: teléfonos, manijas y botones interruptores de electricidad o de elevadores; teclados de computadora y mouse, impresoras, máquinas de escribir; lavabos, puertas y manijas, así como manija o botón de la taza de baño.

Los principales síntomas son fiebre de inicio súbito mayor de 38 grados, tos seca, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, escurrimiento nasal, ardor y dolor en la garganta y malestar general. Puede presentarse infección y dolor de conjuntivas, dolor abdominal, náuseas y vómito, incremento de la tos, cansancio extremo e insuficiencia respiratoria.

Los especialistas recalcaron que es muy importante que la población evite automedicarse y ante la presencia de síntomas acudan de inmediato con su médico familiar a fin de que sean valorados y tratados oportunamente. Agregaron que los medicamentos antivirales son eficaces si se administran dentro de las primeras 36 horas del inicio de los síntomas y se deben aplicar cuidados generales similares a los que se aplican durante las enfermedades respiratorias, como: tomar abundantes líquidos; consumir frutas amarillas o anaranjadas; controlar la temperatura por medios físicos; mantener libre de secreciones la vía respiratoria; evitar cambios bruscos de temperatura y vigilar signos de insuficiencia respiratoria.