Desde:  Hasta: 
 Ayuda 
 - 
Pulso-Personajes

Un francés gana demanda contra GlaxoSmithKline

444 palabras

RENNES, Francia, 28 de noviembre.- Un tribunal de apelaciones francés confirmó hoy un fallo que ordena a la farmacéutica británica GlaxoSmithKline a pagar € 197,000 a Didier Jambart, un hombre que dijo que su fármaco para tratar la enfermedad de Parkinson, Requip, lo convirtió en un adicto al sexo gay y a los juegos de azar.

El tribunal en la ciudad norteña de Rennes dijo que el padre de dos niños sufrió efectos secundarios después de que se le administrara el medicamento Requip en 2003.

Un tribunal de la ciudad occidental de Nantes había ordenado previamente que la compañía farmacéutica británica le pagara a Didier Jambart € 117.000 (151,000 dólares) en concepto de indemnización en marzo.

Christine Jambart abraza a su espoo, Didier Jambart, en la corte en Rennes, Francia. El juez ordenó al gigante farmacéutico GlaxoSmithKline a pagar 197,000 euros (254,000 dólares) a Didier Jambart, quien denunció que Requip, medicamento contra el párkinson, trastornó su personalidad. (Frank Perry/AFP/Getty Images)

Jambart, quien estuvo acompañado por su esposa, rompió a llorar después de la sentencia.

"Es un gran día", dijo. "Ha sido una batalla de siete años con nuestros medios limitados para el reconocimiento del hecho de que GSK nos mintió y destrozó nuestras vidas."

Jambart, de 52 años, afirmó que la droga le hizo adicto a los juegos de azar en Internet y le hizo perder los ahorros de la familia y robar para alimentar el hábito, que le costó € 82,000.

Jambart perdió 82,000 pesos en juegos de azar y fue violado por los riesgos que tomó al haberse vuelto adicto al sexo gay, conductas que se derivaron de la ingesta del Requip.

Dijo que intentó suicidarse en ocho ocasiones y se convirtió en un adicto compulsivo al sexo gay, exponiéndose en Internet y travestismo. Sus encuentros sexuales de riesgo le llevaron a ser víctima de una violación.

Todo esa conducta desordenada cesó cuando dejó de tomar Requip, en 2005.

Se sabía desde hace años que Requip tiene efectos secundarios no deseados, pero no fue hasta 2006 que apareció una advertencia en su prospecto, dijeron los abogados de Didier Jambart. (AFP)