Desde:  Hasta: 
 Ayuda 
 - 
Pulso-Economía y negocios

Movimiento para la competitividad en México (3)

952 palabras

Hemos recibido muchas muestras de apoyo hacia el movimiento para la competitividad. Existe, al parecer, una genuina inseguridad con preocupación en cuanto a que sea posible lograr los objetivos: poner en la agenda nacional como prioridad la mejoría de la competitividad del país.

Sólo la falta de participación ciudadana impediría el éxito de este movimiento. La participación de todos es necesaria para que exista la presión sobre los servidores públicos —ejecutivos, legislativos, judiciales— para llevar a cabo una cruzada en pro de la competitividad en el país. De ahí la insistencia en que cada vez más personas nos adhiramos al movimiento.

¿Qué acciones llevar a cabo que permitan detonar el movimiento en pos de la competitividad? Hoy, un tema que nos afecta a todos los mexicanos —llevamos penosamente décadas sin resolverlo— es la complejidad y falta de equidad en lo que respecta al impuesto sobre la renta. Me voy a permitir transcribir un resumen de una propuesta que tuvo su origen en un artículo que me publicaron en el Diario de Yucatán en marzo de 1989, hace más de 20 años. La versión electrónica (PDF) se puede descargar desde aquí. Recomiendo su lectura: se verá que las circunstancias que se vivían en esa época en el país son muy similares a las actuales, señal de que no hemos podido superarlas. Esto es una muestra inequívoca de que hemos perdido competitividad en nuestro país comparativamente con el mundo.

La mayoría de los mexicanos estamos conscientes de que tenemos que pagar impuestos aunque no nos agrade. La presente propuesta tiene estos objetivos:

  1. Que si tenemos una obligación —pagar impuestos— sepamos claramente cómo se calcula sin tener que contratar personal especializado —a sabiendas de que a pesar de su intervención nunca tenemos la certeza de haberlo hecho en forma correcta.
  2. Que el esquema de pago no permita planeación fiscal que implique que los contribuyentes con más recursos paguen menos dentro de la ley.
  3. Que el esquema de pago fomente y premie la eficiencia y la competitividad.
  4. Que el esquema de pago amplíe la base de contribuyentes y evite la evasión fiscal.

Esto que para muchos puede sonar una utopía, no lo es si adoptamos un régimen fiscal en que se pague un porcentaje sobre los ingresos brutos —o ventas brutas— de todas las personas físicas o morales que tengan una actividad económica y no sean asalariados.

Indiscutiblemente sería muy sencillo de calcular, ya que todos los que tienen un negocio, independientemente de su tamaño o giro, saben cuánto venden. Implicaría un incremento dramático en el número de contribuyentes, porque no hay persona que, sin ser asalariado y teniendo una actividad económica, no tenga ingresos.

Se propondría un impuesto de 2% a 3% sobre las ventas brutas o ingresos brutos, y sería un pago definitivo, evitando declaraciones anuales. En vez de abreviarse ISR, se abreviaría ISVB o ISIB —Impuesto Sobre Ventas Brutas o Sobre Ingresos Brutos.

Esto acabaría con la discusión sobre gastos deducibles o no deducibles. Éstos no interferirían en el monto a pagar de impuestos. Así se premiaría enormemente la competitividad al no promover la costumbre de agregarle "gastos deducibles" a los negocios, para tratar de pagar menos impuestos.

Estoy consciente de que esta propuesta habrá de ser refinada para su adecuada implementación, por lo que deseo se inicie oficialmente su discusión.

Aunado a los beneficios anteriores, el nuevo sistema implicaría una optimización de recursos financieros que tanta falta nos hace para nuestro desarrollo económico como país.

La discusión y eventual aprobación de esta propuesta daría una señal a la sociedad civil de que las autoridades gubernamentales están empezando a tomar en cuenta las propuestas de la sociedad civil.

Nuevamente agradezco las múltiples muestras de solidaridad que he recibido y quiero asegurar que leo cada mensaje que me han enviado. La falta de tiempo me impide contestar cada uno personalmente.

Estamos trabajando en un sitio en Internet para registrar el apoyo al programa de cada ciudadano. Por el volumen de personas que necesitamos, la forma más efectiva de concentrar y medir el apoyo es con el control electrónico. Su implementación requiere procesos de validación que se están aplicando. El sitio ya está listo: http://a7.com.mx/mexicompite y consíderese cordialmente invitado a visitar esa página y dejar constancia de su apoyo al movimiento.

Te recuerdo que la competitividad es un tema que nos atañe y nos afecta a todos los mexicanos. Si logramos que se vuelva un tema nacional será de gran beneficio para todos los mexicanos. Por ello te instamos a participar en este movimiento. Cada uno de nosotros, como miembro de la sociedad civil, será un eslabón de éxito del movimiento.