- 
Pulso-Seguridad y justicia

‘No tengo comentarios’: Duarte, previo a su ingreso a prisión

744 palabras

Guatemala, Guatemala, abril 16 de 2017

Pálido y visiblemente cansado Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz, México, quien había huido de la justicia de su país, llegó a la capital guatemalteca la madrugada del domingo, tras ser detenido la noche del sábado a unos 140 kilómetros de la capital.

Duarte fue capturado al oeste de la capital guatemalteca, tras una orden de aprehensión solicitada por la fiscalía del país centroamericano a petición de la Procuraduría General la Republica de México, que le acusa de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tras su detención y de que un juez le hiciera saber el motivo de su captura, Duarte fue trasladado a la capital y recluido en la prisión de Matamoros, ubicada dentro de un cuartel militar.


El exgobernador de Veracruz pasó su primera noche en la prisión de Matamoros, ubicada dentro de un cuartel militar; ayer fue detenido en Sololá, Guatemala.

El exgobernador de Veracruz de 43 años, llegó a la capital custodiado por lo menos dos docenas de policías guatemaltecos y a su ingreso a prisión dijo “No tengo comentarios, gracias” a preguntas de The Associated Press.

El exgobernador es prófugo de la justicia mexicana desde hace seis meses. La Procuraduría General de la República en un comunicado dijo el sábado que ya trabaja en la solicitud de extradición.

Duarte gobernó Veracruz desde 2010 hasta el 12 de octubre de 2016, cuando dejó su cargo a menos de dos meses de concluir su mandato alegando que así podría atender las acusaciones de corrupción en su contra, pero poco después desapareció.

Durante tres días las autoridades guatemaltecas y mexicanas siguieron de cerca la pista a Duarte, que fue arrestado en torno a las 8 de la noche del sábado en un hotel donde estaba en compañía de su esposa, dijo Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala. El exdirigente había recibido una llamada de la fiscalía mexicana que decía que estaba localizado y que saliera de la habitación a una zona común para ser detenido por la policía, agregó.

Duarte salió de forma voluntaria, no iba armado y no se le incautó nada, apuntó el funcionario.

El veracruzano es el segundo exgobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ser detenido en menos de una semana.

El caso de Duarte ha sido uno de los más sensibles para la opinión pública por el alto nivel de violencia que se vivió en Veracruz durante su gobierno, con miles de muertos, desaparecidos y decenas de fosas clandestinas, además de por la impunidad y la corrupción que reinó en la región.

Duarte gobernó Veracruz desde 2010 hasta el 12 de octubre de 2016, cuando dejó su cargo a menos de dos meses de concluir su mandato alegando que así podría atender las acusaciones de corrupción en su contra, pero poco después desapareció.

Durante tres días las autoridades guatemaltecas y mexicanas siguieron de cerca la pista a Duarte, que fue arrestado en torno a las 8 de la noche del sábado en un hotel donde estaba en compañía de su esposa, dijo Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala. El exdirigente había recibido una llamada de la fiscalía mexicana que decía que estaba localizado y que saliera de la habitación a una zona común para ser detenido por la policía, agregó.

Duarte salió de forma voluntaria, no iba armado y no se le incautó nada, apuntó el funcionario.

El veracruzano es el segundo exgobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ser detenido en menos de una semana.

El caso de Duarte ha sido uno de los más sensibles para la opinión pública por el alto nivel de violencia que se vivió en Veracruz durante su gobierno, con miles de muertos, desaparecidos y decenas de fosas clandestinas, además de por la impunidad y la corrupción que reinó en la región.