- 
Pulso-Portal ciudadano

Esta pesadilla es mía

1527 palabras

patriciafeblesPatricia Febles Patrón se defiende de acusaciones de conspiración con la PGJE.

"No tengo nexos con nadie en la Procuraduría aunque digan lo contrario. La afectada soy yo, no mis acusadores."

"No, ésta es mi pesadilla porque la que ha sido afectada con esta situación soy yo y no ellos" aseguró a Artículo 7, en su derecho de réplica, la Sra. Patricia Febles Patrón, acusada por los hermanos González Cuervo —junto con el nuevo subprocurador Friedman Peniche Rivero y su antecesor, Rafael Acosta Solís— de haberlos encarcelado injustamente por el supuesto robo de una camioneta.

denuncia1
Denuncia penal de la Sra. Febles Patrón por el robo de sus pagarés, dinero en efectivo, alhajas y una camioneta.

En la edición número 63 de este semanario, publicamos la historia de los hermanos Caridad y Carlos Alberto González Cuervo, quienes con documentos en mano dieron a conocer su encarcelamiento y posterior liberación de los cargos, gracias a un documento firmado por la Sra. Febles Patrón, que permitió les concedieran el "ejercicio no penal" del caso.

Sí sabía... pero quería recuperar mi camioneta

En visita a Artículo 7, la Sra. Patricia Febles señaló que la verdadera afectada con esta situación ha sido ella, ya que —según dijo— todo ha sido un invento de los hermanos González Cuervo.

Sobre la acusación del robo de la camioneta que, según Caridad González Cuervo le fue vendida en unos $50,000 por su entonces cuñada (la Sra. Febles Patrón), indicó que la camioneta le fue robada, ya que Carlos González Cuervo, su entonces marido, tomó las llaves del vehículo junto con varios pagarés —pendientes de cobrar y de la propiedad de ella— y una maleta con alhajas de oro laminado.

—Posteriormente, me llamó y me dijo que si quería recuperar lo mío fuera a verlo al CEMA (la clínica) y que ahi me lo devolvería todo. Pero no fue asi porque al acudir a la cita me amenazó, se portó violento y con engaños me hizo firmar un documento.

Agregó que al ver que no había intención de González Cuervo de devolverle el vehículo fue que decidió denunciarlo por el robo de la camioneta.

¿Cuánto esperó para denunciar a su ex marido?

—Como tres semanas... creo

Pero, según los hermanos González usted los denunció unos seis días después de la supuesta venta

-Creo que sí... no me acuerdo.

Y la denuncia ¿incluyó también el robo de los pagarés y del oro laminado? Ellos nunca mencionan nada de eso.

—El robo de la camioneta... (titubea) creo que también lo demás....sí, también lo demás.

Usted denunció sabiendo que tenían un documento con su firma y que podían utilizar en su contra, como por ejemplo, para demostrar que usted recibió dinero por la camioneta. ¿Por qué sabiendo esto los denunció?

-Sí sabía... (titubea) pero no pensé que se atrevieran a hacer algo así. Yo quería recuperar la camioneta.

(En realidad, al examinar el "recibo" firmado por la señora Febles Patrón, puede uno percatarse del error del mismo: el recibo declara que ella recibió la camioneta en buen estado, etc., no que recibió el dinero).

¿Y qué ha pasado con los pagarés y la maleta de oro laminado?

—Creo que le remordió la consciencia a Carlos porque me devolvió cuatro de los cinco pagarés que se había llevado y el que quedó pendiente, pues ya hablé con mi amiga afectada y le expliqué cómo están las cosas.

lesiones
Denuncia de la Sra. Febles Patrón en contra de su entonces marido Carlos Alberto González Cuervo por lesiones.

No es la primera vez que lo acusan de algo asi

La entrevistada dio a conocer que ésta no es la primera vez que los hermanos González Cuervo han sido denunciados por la sustracción de un vehículo, ya que según dijo, la Sra. Ruth Noemí Bastarrachea Flores acusó en 2003 a los cubanos por la misma situación —el robo de una camioneta que era pertenencia a la entonces pareja de Carlos González—amparándose con la factura del auto, escribiéndole a máquina en la parte de atrás del documento que había sido endosado a nombre de Caridad González.

—No tenía idea de con quien me había casado. La verdad es que en nuestro matrimonio hubo golpes y lesiones de su parte hacia mi persona. Pero todo se lo perdoné porque estaba enamorada; pero con esto que ha dicho de mí... ha ido demasiado lejos.

¿Nadie leyó el documento?

Durante la entrevista la Sra. Febles Patrón enseñó una copia del documento que, según dijo, le hizó firmar con engaños Carlos González y con él cual los cubanos lograron obtener el ejercicio no penal de la denuncia y quedarse con la camioneta.

El documento llama la atención. En el primer párrafo se lee, escrito a mano por la Sra. Caridad González: "Recibí de la Sra. Patricia Eugenia Febles Patrón una camioneta Ford Ranger color negra, modelo 1997 con placas de circulacion YN74-971, Yucatán Mérida."

Posteriormente, se inserta —de puño y letra de Caridad González— "No tengo ningún inconveniente de adquirirlo". También señala que queda pendiente la entrega de la factura, que paga $47,000 y quedan pendientes $3,000. Al final se ve el nombre y la firma de la Sra. Febles Patrón y a un costado de su nombre la palabra "vendedora" y abajo de su firma, la de la Sra. Caridad González, quien se identifica como compradora.

A simple vista, el documento parece decir, por la forma en que está redactado, que la Sra. Febles se entregó a sí misma la camioneta, siendo que un recibo por la compra venta de un vehículo, debería decir: Recibí de la Sra... la cantidad... por concepto de la venta del automóvil de mi propiedad, modelo.....

De esa forma, se entendería el motivo de la firma de la Sra. Febles Patrón en el documento. Obvio, lo que más llama la atención de todo esto es que la misma Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), acepta el documento como válido y pese a las quejas de malos tratos e ilegalidad de los hermanos González Cuervo en contra de la Procuraduría, el dictamen ¡los favorece!

Los hermanos González dicen que fueron tratados ilegal e injustamente porque usted tiene algún nexo con el entonces jefe de averiguaciones previas y actual subprocurador, Friedman Peniche Rivero y con su antecesor en el cargo, Rafael Acosta Solís...

—No conozco a Friedman Peniche y mucho menos a Rafael Acosta Solís. La única ayuda que he recibido vino del Palacio de Gobierno, a donde acudí por asesoría y en donde me han atendido muy bien, pero nada mas.

¿Conoce al abogado Mohamed Kantún, con el que según los hermanos González Cuervo, usted trabaja en combinación para aprovecharse y defraudar a su clientela? (Ella es manicurista y pedicurista)?

—No lo conozco, pero sé que fue el abogado de mi ex marido y supongo que quizá hubo algún pleito entre ellos y por eso está tratando de enlodarlo también. Yo lo que puedo decir a mi favor es que llevo 25 años trabajando y que muchos de mis clientes son gente muy conocida y muy importante y que jamás he tenido problemas con ellos.

Lo único que espero ya de esta situación es que todo se resuelva de la mejor manera. L.I.