- 
Tiempo Libre-Humor

Escenas botaneras del año 2000... ¿votamos por Fox?

8918 palabras

Apasionado diálogo entre mexicanos en el 2000

Éste es un diálogo caliente, sin censura, en cualquier sala de clase media en el país mexicano...

"De ti no lo creo... ¡Fox significa la derecha! ¡Fox significa las fuerzas más reaccionarias del país! Desciende directamente de los cristeros, de los... los ... ¿cómo se llaman los que no creen en un gobierno?"

"Anarquistas."

"Gracias. Eso. Desciende de los anarquistas de Guanajuato. No puedo creer que una persona de ideas políticas progresistas como tú esté pensando en votar por Vicente Fox."

"Pues créelo. El día de hoy votaría por todo lo que apoye en forma decidida el capitalismo. Es nuestra única salida."

"¿Cómo puedes decir que el capitalismo sea la única salida? De verdad que algo grave te está pasando en el cerebro..."

"No me está pasando nada en el cerebro. Analiza las cosas con calma. Observa lo que realmente significa el capitalismo: una brutal selección natural, en donde sobreviven los más fuertes. En este sentido, las empresas más fuertes. Y éstas sólo logran sobrevivir porque se hacen más eficientes. Las empresas eficientes son una garantía para el consumidor. Qué, ¿ya se te olvidó el México de los 80's? Salías con tu lana en el bolsillo, buena para comprar ¡nada! ¡Basura! Éramos víctimas de la economía proteccionista: el gobierno protegía industrias tecnológicamente obsoletas, capaces de producir artículos caros y malos. Las fronteras cerradas; los dólares escasos y caros. Ni le podíamos comprar a nadie, ni nadie nos aceptaba la basura que teníamos para vender."

"¿Y eso que tiene que ver con Fox?"

"Precisamente ése es el problema, el no saber ver la conexión entra las cosas. A ver, dime, ¿cuándo comienza a cambiar lo que ves ofrecido en las tiendas de México? ¿Cuándo? ¿Ya se te olvidó?"

"Cuando se da la apertura..."

"Pero para abrir tus puertas a los productos de afuera, pides que te abran las puertas, afuera, para que puedas exportar tus productos, ¿no? ¿Quién dio ese gran paso?"

"Salinas de Gortari, claro... con el tratado de libre comercio..."

"En efecto. Ahí lo tienes. La genialidad del Salinas significa haber visualizado la caída del muro de Berlín en 1989 como un aviso. Un claro aviso de que las economías de oriente, Rusia y demás, iban a convertirse en demandantes naturales de capital. Iban a convertirse en imanes de inversionistas. Lo que hace Salinas es aprovechar..."

"... aprovechar todo para sus bolsillos"

"No seas tan simplista. Haces a un lado la parte de pillería de la familia Salinas y te concentras en el valor de la acción que es lo que nos interesa aquí. ¿Puedes? Gracias. Decíamos que lo que hace Salinas es aprovechar el momento para introducir a México en forma determinante a los intereses de los Estados Unidos, el proveedor mundial por excelencia de capitales y capitalistas, de inversionistas. Claro, aprovecha una especie de amistad personal que tenía con Bush y logra que la maquinaria de los Estados Unidos se encarrile a aceptar este triple tratado..."

"Y eso nos dio en la madre..."

"¿Qué? ¿En dónde tienes la cabeza? La gente que habla como tú merece que se la corten por imbéciles... ¿Cómo puedes decir que la firma del TLC nos da en la madre?"

"Ah, no me insultes, cabrón. Cientos de empresas y fábricas tuvieron que cerrar..."

"Y miles se perfeccionaron y abrieron y hoy son exitosas..."

"Pero hubo mucha gente que perdió su empleo..."

"Y hubo millones que hoy tienen su empleo gracias a ese TLC..."

"Entonces, ¿por qué hasta se levanta Marcos en guerra contra el gobierno el día que se inaugura el TLC? Dime, ¿por qué?"

"Por ignorancia. Por tratar de explicar las imperfecciones históricas de Chiapas en base a hechos que no son los que se tienen que combatir, sino otros, totalmente diferentes. Pero no vamos a tocar este asunto ahora. No enredes las cosas. Si quieres, al rato vemos el asunto de Chiapas..."

"Ya ves, no quieres tocar los asuntos importantes..."

"Un momento, todo a su tiempo. ¿Quieres seguir con inteligencia o nos hacemos pendejos como es costumbre?"

"Bien, pero no te encabrites..."

"Como no me voy a encabronar... estamos tocando los asuntos neurálgicos del futuro no sólo de nuestro país, sino de la humanidad entera y tú aquí con pendejadas..."

"Bueno, sigue... pero no se te olvide que lo que estás tratando de hacer es de justificar tu decisión de votar por Vicente Fox en estas próximas elecciones."

"No se me ha olvidado. ¿En qué estábamos? Inversionistas. Eso es. ¿Cuál es el país con más gente buscando qué hacer con su dinero? ¡Los Estados Unidos! Ahí la gente prácticamente de todos los niveles sociales ahorra comprando acciones de las empresas. Los intereses son bajísimos y nadie piensa en colocar su dinero en el banco y sentarse a vivir de los intereses, como sucede en nuestra tercermundista economía... bueno, sucedía, afortunadamente ha cambiado. Cada día están más bajos los intereses..."

"No me vas a decir que eso es bueno para esos viejitos que han ahorrado toda su vida y ahora no les pagan nada por su dinero..."

"Claro que es bueno. Lo siento, pero la idea no es vivir de los intereses. Las economías en donde se apuesta a vivir de los intereses, acaban mal. El dinero es la energía de los negocios. Y los negocios son los que crean empleos, los que crean verdadera riqueza. Si esa energía -el dinero- está cara, será más difícil para los negocios levantarse. En la medida en que esa energía -el capital- esté más al alcance de las ideas productivas y creativas, más fácilmente crecerán las economías..."

"Bueno, eso sí suena lógico. ¿Pero por qué andan los periódicos haciendo referencia al problema del que trata de vivir de los intereses, y no le dan importancia al detalle que me estás diciendo de la energía de las empresas?"

"No lo se. Yo no soy ni reportero ni periodista. De vez en cuando escribo algún artículo que leerán cinco personas... Supongo que los que hacen las notas periodísticas todos los días se abstienen de profundizar en estos temas. Si lo hicieran quizás la gente estaría mejor informada..."

"Bueno, pero ¿qué decías de los inversionistas de los Estados Unidos?"

"Que son los que más abundan. En realidad, dentro del país existe una demanda de acciones prácticamente generalizada. Todo el público, aunque sea con unos cuantos cientos o miles de dólares, busca comprar acciones que prometan hacer crecer sus ahorros. Esta demanda la satisfacen empresas dedicadas a encontrar oportunidades. Antes se concentraban en los Estados Unidos, ahora su territorio es prácticamente todo el mundo. Pero México se ha convertido en un mercado importante. Ya hay miles de millones de dólares invertidos, vía acciones, en nuestro país."

"Ah, pero son bien inseguros esos dineros. ¡Cuando se les hinche uno se llevan su lana y a nosotros nos parte un rayo!"

"Eso sucede si nuestros pesos, en vez de ser dinero en serio, son bilimbiques al capricho de algún gobierno populista. Dinero en serio es cuando se cuida que lo que esté en circulación coincida en valor nominal con lo que está producido. Es más, ¿sabías que Zedillo provocó un cambio a nivel mundial en 1998?"

"Sí, seguro... ¡cuéntame una de vaqueros!"

"¿Ves? Aquí está el problema. La gente no está enterada de las cosas que suceden en el país. Y fue precisamente la revista PROCESO la única que captó la importancia del asunto. Lo que no podría decirse es si lo captó buscando amarillismo político en contra de Zedillo, o si genuinamente se dio cuenta de que lo que había logrado Zedillo era realmente positivo para el mundo entero, pero principalmente para las naciones que, como México a la cabeza, hubieran hecho bien su tarea del Fondo Monetario Internacional..."

"¡Pinches cabrones del Fondo Monetario Internacional! Sólo andan jodiendo más naciones ya fregadas..."

"No seas imbécil, y perdóname que te llame pendejo, pero es lo que te mereces. ¿Quieres hacerme el favor de abrir ese cerebro? ¡Coño, de verdad que a veces no rebuznas porque no das el tono. El Fondo Monetario Internacional lo único que hace es decirte, como nación, que si no cuidas el flujo del dinero en tu sociedad, es decir, cuidas que esté acorde con lo que produces, con la riqueza de la que realmente dispones, te lleva la cargada. Y claro, cuando aplicas la receta, parece que tu economía se estriñe... Pues no es que se estriña, sino que llegas a tu nivel real. No te haces más pobre, sino que vives con el nivel que realmente mereces. Para que se acaben las devaluaciones, tienes que tener una moneda cuyo nivel de circulación sea equivalente al nivel de producción con que cuentas."

"Pero de todas maneras, cuando les dé la gana se salen los inversionistas..."

"Ya no es así nada más. La realidad es que tenemos una reserva en dólares capaz de hacerle frente a esos embates especulativos como los que se dieron en agosto de 1998..."

"¿De dónde te sabes esas fechas?"

"Da la casualidad que estaba viajando por los Estados Unidos y noté que cuando metía me tarjetita de débito en las ATM de Seattle, cada vez me mostraba menos dólares... Claro, me puse nervioso. Otra devaluación. Pensé. Pero no llegó a más. El nivel regresó pronto a su origen, bueno, un poco arriba, pero jamás se hubiera quedado en los once pesos y más a que llegó..."

"Bueno y eso qué tiene que ver con Zedillo salvando al mundo... Estabas diciendo algo de la revista PROCESO y no se qué más..."

"Así es. Lo que sucedió en agosto de 1998 provocó que Zedillo llamara a Clinton por teléfono y tuviera una larga conversación entre mandatarios. Zedillo le recordó que México había cumplido con todas las recetas del Fondo Monetario y que lo que estaba sucediendo en Rusia, el efecto Vodka, ¿te suena?..."

"La cruda, macho..."

"No el efecto de beber Vodka, el efecto de la crisis de 1998. Fue la última vez que los brokers de acciones internacionales en los Estados Unidos generalizaran lo internacional de tal forma que abarque a todo el que no esté incluido dentro de sus 50 estados. Había de países a países, de zonas a zonas, y la zona internacional llamada Rusia no tenía nada que ver con la zona internacional llamada México. El planteamiento de Zedillo a Clinton fue muy sencillo... si nosotros, los mexicanos, hemos hecho perfectamente bien nuestras tareas impuestas por el FMI, ¿por qué el embate a nuestra economía si el problema se está dando en Rusia?"

"¿Zedillo le dice a Clinton?"

"Así es, mi estimado, ¡a que no lo sabías!"

"La verdad, no. ¿Por qué no le da la prensa importancia a esas cosas?"

"Ignorancia de lo relevante. Tienes que comprender a los caza noticias. Buscan lo amarillista, lo dicotomizante, lo extremoso, lo que muestra las cosas blancas o negras. Los tonos de gris no son noticias que valgan la pena... además de que no sabemos realmente si lo que vemos en prensa y TV es lo relevante o más bien lo que alguien, que paga, quiere que parezca relevante por el momento"

"¿Y cómo estuvo la respuesta de Clinton?"

"Sencillo. Pidió dos semanas, quince días. Todo parece indicar que hubo algo especial en los Estados Unidos en esos tiempos. Como que a los brokers..."

"¿Qué es eso de brokers? Ya lo dijiste varias veces. Explica, ¿no?"

"Son los agentes colocadores de inversionistas. Ellos te dicen en donde comprar acciones y en donde vender. Claro, su ganancia es un porcentaje de lo que compras y lo que vendes. Ellos ganan tanto cuando colocan dinero en acciones, como cuando retiran dinero de acciones."

"Bueno, en ese caso, el negocio de estos brokers es vender y comprar..."

"Sí, pero la cosa debió de haber sido seria, porque después de la intervención de Clinton, las cosas comenzaron a ser diferentes. Bueno, no se si recuerdas que hubo crisis en Brasil, y el peso se mantuvo fuerte. Hubo crisis en el pacífico, y el peso ni se inmutó. Los brokers ya habían aprendido que fuera de los 50 estados americanos, no hay UNA región internacional, sino muchas regiones, muchos países, cada uno de los cuales tiene su propia economía y sus propias posibilidades de desarrollo. Se puede decir que Zedillo, en alguna forma, quizás inclusive sin quererlo, provocó un cambio a nivel mundial. Lo único que pedía era diferenciar entre regiones internacionales..."

"Pues, para los gringos lo que no está dentro de su territorio, está afuera y es el resto del mundo, ¿no?"

"Más o menos... pero eso ha cambiado. No tanto. En Internet te encuentras con sitios que podrían tener mercado global, pero por su forma de exponer el sitio, te dejan en imposibilidad de comprar, a lo idiota.... ellos son los que están perdiendo mercado. Supongo que eso también cambiará. Sin embargo, esa ignorancia del mundo fuera de los 50 estados debería de ser aprovechada por otros en otros países, en donde sí exista el concepto de vender sin fronteras..."

"Bueno, bueno, pero, estabas tratando de responderme por qué vas a votar por Vicente Fox y no por Labastida o Cárdenas..."

"Mira, lo de Cárdenas queda totalmente descartado. Representa lo más claro -no lo más oscuro- del populismo a ultranza. Lo peor para México y para los mexicanos. Lo peor para el mundo. En el populismo le haces creer a la gente que merece riqueza sólo por el hecho de existir, y como no se la puedes dar, entonces le haces creer que por lo menos, en su pobreza, vas a cuidar que no se muera de hambre... Finalmente, no creces, sino te endeudas. Porque el valor no es generar riqueza, sino cancelar diferencias. Yo estoy de acuerdo en cancelar diferencias, pero haciendo a todos ricos, no haciendo a todos pobres..."

"Pero el pinche capitalismo sólo hace a unos cuantos más ricos y al resto más pobre..."

"No, no, no y no. No hace a NADIE más pobre. Mucho cuidado. Aquí empieza el pendejismo. Sencillamente vives de acuerdo a tus reales posibilidades. Te conviertes efectivamente en un objeto de mercado, sujeto a la oferta y la demanda, y a la COMPETENCIA. Esta palabra, competencia, ¡qué trabajo nos da aceptarla cuando descendemos de una sociedad populista! Los negocios eficientes, sobreviven. Y su eficiencia consiste en poder vender sus productos con buena calidad y a precio justo. Lo mismo sucede con las personas. Dejan de obtener chambas por compadrazgo, amiguismo o compromisos con el diputado en turno y comienzan a ser sujetos del mercado de contratación. El resultado, desde luego, es un lento pero progresivo filtraje de calidad de personal en todas las empresas."

"Eso no llega al gobierno aún..."

"Ni puede llegar a nuestro gobierno mexicano con facilidad. Recuerda el sindicalismo corporativo: si quieres trabajar, no tienes que ser eficiente, sólo tienes que aceptar lo que el sindicato te pida, que tradicionalmente ha sido apoyar al PRI y colocar tu voto por los del PRI cuando llegue el momento..."

"Pero así se logra un buen control y la gente no se aloca..."

"Si pero así sólo hacemos mexicanos aborregados, inconscientes, de pan y circo, como en los tiempos de la degeneración romana... ¿Eso queremos?"

"Supongo que no. Pero el pinche PAN hace lo mismo. En donde gobierna todo sigue igual."

"Puede ser, en algunos lugares. Mérida, sin embargo, es una brillante excepción, si es que no la regla y los malos las excepciones. Se ha logrado profesionalizar la administración. El sistema informático que diseñaron ha llamado la atención de Banamex. Esta institución quiere ofrecerlo como una dádiva especial a los ayuntamientos que abran sus cuentas con ellos en el resto de la república. Honestamente, yo no creo que los que han ocupado los puestos clave en el H Ayuntamiento de Mérida romperían el medidor del IQ, pero han actuado con honestidad y han sabido reconocer su ignorancia buscando apoyo cuando así fue necesario. Eso sería suficiente. Actuar con transparencia, honestidad, apertura. Eso no se los puedes negar."

"Pues eso dicen... Y seguro que eso debe decir el Diario de Yucatán, que es el que los puso..."

"Mucho cuidado. No te me apendejes. El Diario de Yucatán no pone a nadie. Apoya o no apoya. A los ayuntamientos de Mérida los ha puesto la ciudadanía, con sus votos. ¿Por qué te es tan difícil entender esto?"

"¿Al Correa ése también? Ni madre. Ése fue producto de una concertacesión típica de la era salinista, que Dulce Sauri no pudo soportar..."

"Lo que la Sauri no pudo soportar es que tuviera que aceptar que bajo su mando se perpetró un fino fraude electoral, porque una de las metas que ella se propuso era impedir a toda costa que el Ayuntamiento volviera a estar en manos del PAN. Lo que Salinas le impuso al PRI en aquel momento, fue los resultados de las encuestas, porque él tampoco confiaba en los resultados de las elecciones. Varias encuestas serias le daban más de cinco puntos de ventaja a Correa. Por eso Salinas obligó al PRI a aceptar que fuera Correa el ganador. Y no lo aceptaron. Ya ves cómo lo hicieron. El congresito yucateco aceptó la renuncia del perdedor secuencial Paredes Lara y le traspasó el mando, según algún mecanismo legal, al siguiente en turno, en este caso, Correa. Mira, este hecho marcó el principio de la rebeldía priísta a perder. El golpe de gracia lo dio Zedillo, al permitir la ley electoral que inauguró en 1997."

"Bueno, sigues hablando bien de Salinas y de Zedillo. Entonces, ¿por qué vas a votar por Vicente Fox en vez de votar por Labastida si tanto quieres a los presidentes priístas?"

"Para nada generalices, por favor. Echeverría, López Portillo y Miguel de la Madrid me dan, en el mejor de los casos, vergüenza como mexicano. Ya no creo que el PRI continúe haciéndole el teatro al presidente en turno. A Zedillo lo odian tiernamente en el PRI. Hablan de expulsarlo. A Salinas, ni hablar. Y entre los dos, honestamente, han sido los mejores presidentes de México en el siglo 20. ¡Y son los más odiados por su partido!"

"Así que los salinistas y los zedillistas, ¡a votar por Fox!"

"No, mi estimado. No tuerzas mis palabras o la idea principal. Salinas no tuvo el valor personal de liberar al peso de la cárcel populista. No tuvo el valor de ceder el poder que le daba controlar la circulación del peso y el valor de éste frente al dólar. Y la joda vino en diciembre de 1994. Esta joda, ante todo, fue un acto de valor personal de Zedillo. Éste sí renunció efectivamente a ese poder maligno que tenían los presidentes sobre el valor del peso frente al dólar. Era un mecanismo más de control, de populismo. Si Salinas hubiera dejado el peso flotar libremente cuando comenzaron los embates a principios del '94 -Marcos, asesinato de Colosio- quizás otro canto hubiéramos entonado. En vez de eso se puso a colocar tesobonos, que sustituyeron las inversiones que dejaron de entrar como consecuencia de la guerra inexistente de Marcos en contra de México..."

"No me vengas con pendejadas. Ni hubo guerra..."

"¿Y qué estoy diciendo? Claro que no hubo guerra. Pero, ¿tú crees que los brokers le iban a aconsejar a un solo ahorrador norteamericano que pusiera un centavo en un país en donde existe una guerra social declarada? De verdad se tiene que ser un imbécil para no darse cuenta de que las inversiones extranjeras se detuvieron de golpe cuando se hizo noticia internacional la declaración de guerra de la Selva Lacandona. En mi opinión, el marquitos ése nos chingó. Echó a perder totalmente el panorama mexicano, como terreno fértil para inversiones productivas. Diciembre de 1994 empezó el 1 de enero de 1994."

"Ni quién les haga caso..."

"No seas terco, cabrón. ¿Es que no ves? Coño, abre los ojos. Piensa que eres un broker: ¿le dirías a un anciano de 72 años que ponga su dinero en México el 4 de enero de 1994? Quizás tú sí, porque eres tremendo h.. de p... No, no era posible..."

"Yo no creo que la guerra de Chiapas haya sido algo importante como para desalentar la entrada de inversiones a México."

"¿Por qué no lo crees? Aquí no se trata de creer, sino de analizar el resultado. Piensa, pendejo, México acaba de firmar el TLC. Es territorio fértil, abierto para invertir, abrir negocios, crear riqueza y exportar libremente a los Estados Unidos. Es como agregarle, económicamente, dos o tres estados más a los Estados Unidos, ¡y me vas a decir que no iban a entrar las inversiones! ¡Estaban cientos de miles de inversionistas calientes para colocar su dinero en México! Se enfriaron como consecuencia de la estupidez de Marcos. Mira, a ese pendejo ganas de sacudirlo dan. Es cierto, se le movió el corazón cuando vio la miseria en que viven esos indios de Chipas, maltratados por los criollos retrógadas e ignorantes de la zona, pero los mexicanos burgueses, como nos llamaría a ti y a mi el Marquitos, la verdad, no merecíamos que nos joda en esa forma. Detuvo en seco las inversiones y pospuso el desarrollo uno o dos años. Ve las cosas hoy, en 2000 ¡importamos 130 mil millones de dólares y exportamos cantidad semejante! Eso compáralo contra los menos de 28 mil millones de 1993. Digo, ¿qué parte de todo esto te es tan difícil de entender?"

"Oye, pero, el pinche Fox jamás ha mencionado nada de lo que estás diciendo..."

"Ésa es la joda. A veces creo que él vive en la misma confusión que el 97% de los mexicanos. Estamos en el limbo. Somos irrealistas. Somos una cultura mágica. Convertimos las verdades en mentiras y las mentiras en verdades. Lo hacemos todos los días. Y no dudaría por momento alguno que Fox esté inmerso en la misma ignorancia. Es un individuo pragmático, cree en los negocios; cree en la autogestión."

"¿Qué es eso?"

"¿Autogestión?"

"Sí. La verdad, el Fox ése no creo ni que sea consciente de la existencia de ese concepto."

"Mira, es cierto. Puede ser. No es un academicista, no tiene ningún grado de Harvard o de Yale, como Salinas, Zedillo y otros tecnócratas ya bien conocidos. Pero ha estado en la lucha de los negocios. Ha levantado un negocio, lo ha visto caer y sabe lo que es comenzar desde cero de nuevo. Sabe lo que es tener que pagar una nómina llegada la quincena y tener que salir a buscar para no dejar mal a sus trabajadores. En su gran mayoría, los habitantes del PRI son ignorantes de este pequeño detalle: pagar una nómina con recursos que son tu responsabilidad. Cuando llegan a los puestos de gobierno, el dinero les fluye mágicamente. Pero tarde o temprano, lo pagamos todos. Creo que Fox está más del lado de los que no viven de la magia sino de la realidad de todos los días. Quizás ignore muchos detalles finos, pero tiene la mente abierta y es sincero, es honesto y honrado, y esa honestidad y honradez le impedirán gobernar para su figura. Lo que haga, lo hará aún en contra de su propia figura. Y te diré, el que quiera ser un buen presidente en este país, tiene que ser antipopular, por lo menos inicialmente, porque lo que se tiene que hacer en México para arreglar las cosas, al principio resultará terriblemente impopular. Y creo que Vicente Fox está más listo a hacerlo que Labastida."

"Si Salinas y Zedillo fueron impopulares, ¿por qué Labastida no se atrevería a serlo también?"

"¿Quieres una respuesta directa a esa pregunta? Pues aquí la tienes: el PRI ya está desgastado y ya no resiste más apoyar aquello que en el fondo lo destruye. Ésa es mi respuesta. El PRI está agotado."

"Si el PRI está agotado, ¡el PAN no existe!"

"¿Cómo que no existe?"

"Mira, aquí sí que no tienes nada qué decir. El PAN jamás habría podido provocar el apoyo presidencial que lograron Salinas y Zedillo del PRI...."

"Se te está olvidando que el apoyo que necesitó Zedillo, a partir de 1997, no lo recibió del PRI solo, sino del PRI a regañadientes y del PAN junto con el PRI. El PRI se está desgastando y no le va a permitir a Labastida ninguna jugarreta, ninguna treta antipopulista. Labastida es un peligro. El PRI es un peligro. Hay que bajarle los humos. Y eso sólo podría suceder si pierde la grande. Si gana Fox. No estoy diciendo que las cosas van a ser fáciles para Fox, de hecho, creo que van a ser bien difíciles. Espero que el PAN como partido se dé cuenta de que tendrá que apoyar a Fox en cosas muy antipopulares que tendrán que llevarse al cabo. La verdad es que me gustaría más oir a Fox hablar de lo impopular que tendrá que hacer... Quizás él mismo no lo sepa en este momento. Es lo más seguro."

"¿Me estás diciendo que Fox no sabe que va a tener que hacer algo impopular? Claro, y si lo sabe, no lo dirá. De pendejo. Se trata de ganar y después ajustar."

"Fox no está consciente de la estructura presupuestal del gobierno federal. Fox es víctima del mismo espejismo de cualquier campesino: pide y recibirás. Cree que las arcas del gobierno federal sólo se abren según el capricho del presidente en turno, y que son casi infinitas. Se va a llevar una gran sorpresa cuando se dé cuenta de lo sucio que es el origen del dinero federal... me refiero a sucio porque no proviene de impuestos, sino de la venta del petróleo. El gobierno federal es casi una empresa petrolera, no un gobierno. Lo que pagamos de impuestos los mexicanos es estúpidamente bajo, ridículo..."

"No me vengas con cuentos. ¡Pagamos impuestos por todos lados! ¿No que estás de parte de las empresas? Son las mas fregadas. Tienen que pagar impuestos hasta por cada puerta a la calle..."

"Así es, pero, ¿cuánto representan de los ingresos del gobierno los impuestos que pagan las empresas mexicanas? ¡Un mínimo! El grueso proviene de los ingresos por la venta de petróleo, es decir, las utilidades de PEMEX que nos estamos comiendo todos, vía gasto en el gobierno federal. Los países son fuertes cuando cada ciudadano, por pobre que sea, paga algo de impuesto. Mira, los negocios que más florecen lo hacen, no porque unos cuantos ricos compren en ellos, sino porque muchos pobres hacen uso de ellos. El gobierno federal necesita una base mayor, más amplia de personas que paguen impuestos."

"... sólo para que se roben más a gusto... Jamás vas a convencer al mexicano de pagar impuestos; todos saben que es para que se lo roben los políticos..."

"Y si seguimos pensando así, bien que vamos a salir de la friega. Bueno, ahí tienes otra razón para elegir a Fox: es un hombre al que sí le confiaría los impuestos que pague. Se que se utilizarían correctamente. Por lo menos, se que no van a parar al engordamiento de madrinas electoreras o paleros en los congresos. Mira, el modelo PRI ya se agotó. Labastida difícilmente recibirá el apoyo que este país necesita para cambiar. Labastida representa un peligro de populismo obligado por su mismo partido. Cada vez que se da un paso antipopulista, alguien en el PRI pierde una canonjía. Las confederaciones, los sindicatos, los comités de manzana, los barrios de solidaridad, etc., son todas entidades perdedoras conforme el populismo se va combatiendo y nuestra sociedad se hace más competitiva. Labastida podría representar el movimiento pendular que detenga esa tendencia hacia el realismo capitalista que tanto odiamos, pero que es el único en el que a largo plazo podemos salvarnos..."

"Fox ha hablado en contra del capitalismo. Dice que promoverá una economía humanista."

"Eso está bien decirlo. Por lo menos no lo perjudica. Suena bonito. ¿Realista? No, desde luego que no. Pero lleva buenas intenciones. Si comienzas con buenas intenciones, comienzas bien. Si comienzas con intenciones oscuras, como las que Labastida podría estar guardando bajo la manga... no se, recuperar el manejo del dinero, devaluaciones a futuro, ascenso de las tasas de interés, sinceramente, no me gusta la proyección. El PRI ya está muy desgastado. Salinas y Zedillo ya lo vacunaron. No creo que en el PRI vayan a creer ya más en el modelo realista. Están pidiendo a gritos el regreso al populismo, a sus privilegios."

"La verdad, no creo que Fox pueda hacer gran cosa. Sobre todo solo."

"Pero si no estará solo. Si gana, tendrá a todo su electorado. Y tendrá a muchos que quizás no votaron por él, pero que decidirán apoyarlo..."

"No creo en Fox. La verdad. ¡Está en el FOBAPROA! Es un mentecato igual a los demás..."

"Ése va a ser el problema de Fox: las mentiras de los medios. Mentiras mágicas. Verdades manipuladas, tergiversadas y convertidas en imagen negativa. Ésa es la parte que me preocupa: ¿cómo responderán los medios? ¿Cómo tratarán a Vicente Fox? ¿Apostarán a su éxito? Mira, cuando te llega una noticia en ese sentido, la analizas, no las sacas así nada más. Todos los que le debían a la banca y que tuvieron problemas durante el momento en que se forma el fondo ése, quedan con sus nombres en esa lista inicial. Muchos, más de los que te imaginas, o ya pagaron o están pagando. Pero sus nombres siguen allá. Los bancos siguen con sus procesos en contra, siguen cobrando. Allí me agarraste en curva, porque la verdad, no entiendo por qué no disminuye el FOBAPROA conforme algunos pagan o resuelven su situación. Pero esa estúpida nota en contra de Fox, la verdad, no me cambia la decisión de votar por él..."

"Mira, tan es un cabrón igual a los demás, que el dinero de su campaña proviene de intereses extranjeros..."

"Otra majadería publicitaria suciamente auspiciada por el PRI. ¿No te das cuenta, pendejo? Eso es lo que quieren ellos que tú creas. Te están tapando la verdad con mentiras mágicas. Inventos. Tergiversación de hechos. Pero la gente no está reaccionando en contra. Las últimas encuestas, todas ellas, sin excepción, -bueno, las que publica el PRI realmente no pueden contar ahora- le dan varios puntos porcentuales de ventaja a Vicente Fox en su Alianza por el Cambio..."

"Pues con todo lo que me has dicho, veo más lógico votar por el PRI que por el PAN. Salinas y Zedillo salieron por el PRI y son los que mejor le han hecho a México... digo, según tú."

"Entonces no me has entendido nada, pendejín. ¿No te das cuenta? Sí, fueron electos a través del PRI, pero el PRI jamás los amó, jamás los quiso, jamás estimó sus justos valores. Es decir, para el PRI, exactamente lo que hicieron de bien a la nación, es lo que hace que sean los malos del PRI. Es lo que los hace odiosos al priísmo. Salinas fue el primero en ponerle al PRI las cosas difíciles para obtener fondos. También fue el primero en pasar la charola para pedir el dinero de subsistencia del PRI. ¿Se te olvida aquel charolazo de 25 millones de dólares por cabeza? Fue la respuesta lógica de Salinas a su justa acción para hacer que los partidos recibieran fondos en forma más o menos equitativa. Y logró algo: ganó Zedillo, la verdad, electoralmente con limpieza, según muchos observadores internacionales declararon. Votaré por Fox porque garantiza estricto apego a un límite correcto en el déficit fiscal..."

"¿Cómo lo sabes?"

"Bueno, lo ha declarado en múltiples ocasiones, pero sobre todo cuando se trata de decir algo que sabe les llegará más que nada a los que están conectados con los mercados internacionales. Un déficit fiscal controlado, bajo, con tendencias a que desaparezca, es la mejor manera de lograr una economía sana, una moneda fuerte. Por otra parte, Fox ha mencionado en varias ocasiones que el déficit fiscal del gobierno, por ejemplo, del de Zedillo, está directamente relacionado con la necesidad de no aflojar en año electoral. Digamos que es el empujón que Zedillo les puede dar a los priístas a ver si Labastida la gana. Zedillo, en este sentido, está fallando. Se proyecta un déficit fiscal mayor que el que nos conviene. Creo que para que estos juegos peligrosos con la economía de nuestra nación se acaben de una vez por todas, necesitamos a un hombre honesto, como Fox, al mando..."

"La verdad es que ves las cosas en forma muy rara. Resulta que Salinas es bueno, que Zedillo es el mejor..."

"No me extremices. Es decir, no me cuelgues letreritos de zedillista o salinista, porque te mento la madre. El mérito personal que le reconozco a Zedillo, y que tú ni tenías en cuenta siendo priísta, es que tuvo el valor de renunciar a su poder heredado de manejar el valor del peso frente al dólar a su antojo y conveniencia política... Se dio cuenta de que era algo que ya no funcionaba y lo dejó, con valor. Hay que reconocerlo; pero el que lo reconoce soy yo, cabrón, el panista, el foxista, no tú el priísta. Tú, la verdad, ni sabías las cosas en esta forma. Te estás enterando porque te las estoy contando yo así. ¿Cierto o no?"

"Pues sí... pero, ¿Fox? ¿El descendiente de los cristeros, el candidato preferido de un ateo como tú, cabrón? No lo entiendo."

"Bueno, mira, se trataba de que te explicara por qué votaré por Fox, ¿no? Creo que ya terminé. Pero ahora que me llamaste ateo y foxista, supongo que querrás una explicación de por qué un ateo -según tú- puede ser en México, foxista. Mira, vamos a dejarlo así por hoy, ¿te parece? Eso amerita una plática en otra ocasión."

...

Dentro del vehículo en movimiento su esposa le preguntó...

"¿Qué tanto hablabas con Federico? ¡Es bien inteligente pero está medio loco! Le he oído cosas tan raras... bueno, imagínate que le oí decir que Carlos Salinas había sido un gran presidente... ¿puedes creer algo así? Confunde este hombre. Le oyes algo y no sabes qué creer...."

"¿Sabes que va a votar por Vicente Fox?"

"Siempre ha sido panista. No me extrañaría en lo mínimo. Además es totalmente independiente..."

"Ni tanto. Ahora trabaja para los Hander. Podrá escribir hasta dónde los Hander le permitan. No más allá. Y eso lo sabe. ¿Por qué crees que jamás ha escrito una palabra en torno a la muerte de la Sofía Kornel? Sencillo, los Hander y los Kornel son familias, digamos, afines..."

"Nada que ver. Los Hander son gente buena, son justos y son cuidadosos en todo lo que hacen. Los Kornel son más burdos y menos cuidadosos. Así es que, no se a qué afinidad te refieras... ¿de origen, de raza, de religión?"

"Bueno, lo cierto al caso es que todos los habitantes del origen estenteto se comportan igual. En cuanto pueden defienden la causa de los Kornel, aunque en el fondo sepan que se trata de una maquinación totalmente ilegal para inculpar al yucateco. Los estentos son muy cuidadosos con el criterio de la mama..."

"¿La mamá, la de Sofía?"

"Claro. Es algo así como un ser sagrado dentro de las familias estentetas. Las madres son vistas con un gran respeto. Se les escucha al grado de que sus palabras son las últimas antes de tomar decisiones, que generalmente van exactamente en el sentido que ellas hayan ordenado."

"¿De dónde sacas eso?"

"Bueno, lo se. Lo he oído. Mi amigo, Elucbala, también de origen estenteto me lo ha comunicado. Habrías de oir a este Elucbala, ¡que hasta investigadores del FBI dieron su versión inculpando al yucateco!"

"Pues si gana Fox los Kornel perderán."

"No es tan fácil..."

"Los Kornel están coludidos con el gobernador Cervera..."

"Eso es falso. Bueno, las cosas no son así de claras. Como quien dice, tienen al gobernador amarrado de los huevos. Algo les debe a los Kornel. Se dice por allá que en una reunión Cervera dijo que iba a tener que ser cómplice en la condena de un inocente. Dime, ¿qué quiere decir algo así?"

"Y eso no es nada. Yo he oído a este muchacho Purkón ... no me acuerdo de su segundo apellido, también de origen estenteta que oyó al muchacho Kornel en una fiesta decir claramente que no les importaba a ellos, a los Kornel, quién había jalado del gatillo, que eso era lo de menos, que lo importante era que el yucateco fuera castigado por el dolor que infringió a su familia todo lo que sucedió..."

"Algo así como que no pueden soportar que la única mujer de la familia les haya salido mala..."

"La verdad, no es que haya salido mala. Esta niña Sofía no era mala. Era, hasta eso, buena, caritativa, buena gente en general..."

"No me refiero a que fuera mala como persona, sino que les salió, digamos fallada. En las familias estentetas cada miembro debe de ser un triunfador, y si no lo es, los demás miembros deben encargarse de que no parezca que no sea así..."

"¿De esto estuviste hablando con el Federico?"

"No, para nada. Toda su plática fue por qué iba a votar por Vicente Fox. La verdad, me estoy comenzando a preocupar. Mi puesto en la delegación de Economía no está tan seguro. Yo se que no he tenido ningún problema con nadie, pero seguro que si Fox gana, van a cambiar a todos los que están en puestos como el mío. Me preocupa..."

"No creo que gane Fox. No es posible. En México eso no puede suceder. Si el PRI pierde, el país se cae. No hay nadie que pueda controlar a los mexicanos como el PRI lo sabe hacer..."

"Y ¿qué tal si ya llegó el tiempo de que las cosas realmente cambien?"

"Mi amor, no me digas que el loco ése te dejó preocupado. ¡Olvida lo que te dijo! Cree que sabe todo..."

"No se trata de que ese loco sepa o no todo, se trata de que, independientemente de que él vaya a votar por Fox, lo más seguro es que otros millones en todo el país lo deben de estar pensando. Que las encuestas le dan varios puntos de ventaja a Fox..."

"¿Cuáles encuestas, amor? Son una pendejada las encuestas... y los resultados son según quien las encarga. Si las encargan los del PRI, te dicen que Labastida va a ganar, sin las encargan los del PAN te dicen que Fox lleva la delantera. Seguro que los amarillos del PRD también, en sus encuestas, deben de estar bien cerca del triunfo... Ni te preocupes."

"Y, ¿no será que sí sería bueno que gane Fox?"

"Pues en ese caso, empieza a buscar otro trabajo..."

"La verdad es que no me debería de preocupar. Yo tengo todo en orden en mi trabajo. He hecho según el libro lo indica, no me he metido en problemas con nadie, y no pienso renunciar. Si me quieren cambiar con otro, tendrán que despedirme y eso significa que tendrán que liquidarme... No estaría mal, para un cambio, ¿no crees?"

"O sea que tú, en tu cabecita, ¡ya perdió Labastida! En verdad que te convenció el Federico éste."

"¿Sabes qué? Creo que hasta nos conviene que gane el PAN... Creo que voy a votar por el PAN. No es tanto pensar en cada uno de nosotros, sino en lo que a México le puede ser más conveniente."

...

El 2 de julio del 2000. a las nueve de la noche, Ernesto Zedillo declaraba ante la televisión vista en cada rincón del país que las tendencias electorales apuntaban ya a que el próximo presidente de México sería Vicente Fox Quesada. Del Instituto Federal Electoral le habían avisado que las tendencias eran prácticamente irreversibles, o, por lo menos, probabilísticamente casi imposibles de cambiar de sentido.

En alguna forma Zedillo logró el último acto de control, aplacando la ira, desconcierto, desilusión y frustración que se había formado en las filas del PRI.

"Fue una treta del presidente Zedillo con los panistas. Todo estuvo arreglado."

"Fue un arreglo con el Fondo Monetario Internacional."

"Fue un trato secreto con la CIA."

"Fue el costo de la ayuda de Clinton a Zedillo en la crisis del '95"

Los grandes intelectuales de la nación mexicana especulaban ideas en muchos sentidos. De muy escasas personas se oía que...

" ... los mexicanos han decidido por sí mismos cambiar de régimen... excepto Salinas, ése sí lo dijo."

...

El nueve de julio del 2000, Federico de nuevo se encontraba reunido con los amigos en una tertulia dominical, ingiriendo cervezas en el corredor de la antigua casona de algún amigo construida a la orilla del mar. La brisa marina soplaba constante, dejando en el ambiente un intenso olor a mar, playa, pescado y arena.

"En verdad que le pusieron las cosas difíciles a Fox. Va a estar de pelos gobernar con un congreso así..."

"Las cosas nos las pusimos difíciles los mexicanos..." -comentó Federico. "No darle a Fox un congreso a su favor, es realmente buscar problemas. Lo que ha sucedido pinta para una tragedia, en el menos malo de los casos..."

"Nada de eso, mi estimado, los mercados han reaccionado favorablemente. La bolsa ha subido, el peso está firme. ¿Cuál es el problema?"

"El PRI y su maquinaria son gobierno aún. Zedillo no ha salido. Pero espérense y verán que nada va a estar fácil..."

...

Unas semanas más tarde, mientras el mar se cubría con un pintoresco aguacero tropical, en otra tertulia dominguera los comentarios continuaban con el mismo tema y sus variantes.

"¿Qué les dije?" -preguntó Federico. "¿Ya se les olvidó? Nada va a estar fácil. Y vean lo que está sucediendo. Para empezar, nada más ni nada menos que resulta que el equipo de Fox, ¡no tiene dinero para la transición! A nadie se le ocurrió pensar cómo se resolverían estos problemas. No empiezan a trabajar con sueldo sino hasta después del 1 de diciembre. Pero eso no quiere decir que no tengan nada qué hacer. De hecho, tienen un trabajo sumamente complicado, consistente en recibir el poder, el gobierno, las oficinas públicas, en una transferencia que jamás se había dado en este país en forma, digamos, civilizada. Está sucediendo..."

"Bueno, y ¿cómo lo hacían antes? Por ejemplo, ¿quién mantuvo al equipo de Zedillo cuando Salinas iba de salida?" -preguntó uno de los presentes, regresando su vaso de cerveza a la boca al concluir su pregunta...

"Sinceramente, jamás pensé que esto sería un problema..." -intervino Federico. "Yo pensé que todo esto de la transición ya estaba pensado por alguien, ya sea por los salientes, por los entrantes o por las leyes mexicanas en general. Lo que pasa es que en el pasado las cosas se hacían sin pedirle permiso a nadie. Sin avisar tan siquiera. Hoy sabemos esto porque a alguien le pareció valioso informarle a los ciudadanos mexicanos que sus elegidos recibirían cien millones de pesos por hacer el trabajo de la transferencia mientras comenzaban a gobernar. Antes, ¿cuándo supimos de este problemita? ¡No existía el problema porque todo se resolvía entre los mismos. Ahora Zedillo, haciendo como que se trata de algo muy especial, ha autorizado una partida, especial, para que puedan trabajar y se les pague a los que estarán encargados de la transferencia."

"Y qué piensan ustedes sobre esto, ¿debe de cobrar Fox y su equipo? Si aún no están en funciones..."

"Lo que debe de suceder es que se legisle en este sentido. Es decir, que se determine que el equipo que recibirá el poder del gobierno federal reciba una paga por el trabajo de recepción. El trabajo tiene que hacerse, y no le podemos exigir a ningún mexicano que trabaje gratis. Digo, creo que hasta no sería constitucional."

La información que fluía en los medios trataba de encontrarle algo a cada detalle en la transición. La encuesta puesta al público mexicano para que respondiéramos si estábamos o no de acuerdo en que al equipo de transición se le pagara por el trabajo de transición, arrojó que los mexicanos no estaban dispuestos a pagar un solo día doble sueldo a sus trabajadores públicos. Varios articulistas hacían disertaciones en torno al tema de los emolumentos para el equipo de transición. Las teorías filosóficas más refinadas, haciendo referencia a los albores de las transiciones democráticas, trataban de justificar una u otra postura.

"Ése que iba a cuidar los impuestos de los mexicanos, ni siquiera ha llegado a la silla presidencial y ya quiere dar el primer sablazo. ¡No les deben de pagar nada! Cuando lleguen al gobierno, que cobren lo normal."

"¿De dónde crees que Zedillo obtuvo los recursos para recibir el poder de Salinas?"

"No me interesa, ¿no que íbamos a tener un cambio? Pues entonces que comiencen cambiando en no estar pidiendo dinero cuando ni siquiera están ya en el gobierno..."

"¿Tú crees que el cambio sea trabajar sin que te paguen? Oye, el trabajo del equipo de transición es algo delicado, que exige la total concentración de quien lo vaya a llevar al cabo. No veo por qué ese trabajo tenga que ser gratis."

"Pues si no hay partida presupuestal, que vean qué hacen..."

El dolor y la frustración de quienes se sentían afectados por la pérdida del poder se dejaba sentir en todos los medios. La maquinaria que aceita tal o cual nota periodística o informativa, estaba caminando a todo vapor. Con escrupulosa lupa se observaba cada movimiento de Fox y de su equipo de transición. Fue en esos días que sorprendido, Fox había declarado que "el margen de maniobra dentro del presupuesto federal era realmente estrecho". Se comenzó a convencer de que el gobierno federal no podría hacer nada útil sin una partida presupuestal mayor. Todo parecía indicar que había llegado el momento del cambio, sí, del cambio en la actitud de los mexicanos hacia el pago de sus impuestos. El impuesto al valor agregado tendría que generalizarse a los alimentos, las medicinas, las colegiaturas, los libros.

Todos los intelectuales, a coro, protestaron.

Los defensores de "los pobres" se hicieron oir: "¿Cómo es posible que a gente que se está muriendo de hambre, que sólo tiene para su pedazo de pan, se le cobre impuesto?"

Nadie, absolutamente nadie, oyó que la propuesta venía acompañada de un mecanismo para devolverle no sólo el IVA que hubiera pagado, sino un poco más, a todo aquel padre de familia, madre de familia, que formara parte del padrón de pobres, como sería considerada la lista del programa PROGRESA, que les hace llegar a millones de familias mexicanas una partida en dinero en efectivo para suavizarles la vida.

Tampoco nadie le puso atención al hecho de que el IVA que los padres de familia de la clase media acomodada pagarían, lo recuperarían con una devolución anual de un 20% de las colegiaturas que pagaran. Esto en compensación al hecho de que, a fin de cuentas, el Estado Mexicano estaba constitucionalmente obligado a ocuparse de la educación primaria y secundaria de cada habitante del país.

La idea de reforma foxista era captar un poco, pero de todos. Los defensores de la permanencia de la pobreza y la miseria en el país, en forma contundente se opusieron. La sociedad mexicana continúa hasta el día de hoy esperando una alternativa inteligente, realista y resolutiva como la inicialmente presentada.

Los intelectuales de la pluma -algunos excluidos felizmente de este grupo- cantaron poesía y oda al libro sin IVA. Como si lo que se paga en impuesto no se tratara realmente de un ahorro colectivo que a fin de cuentas, se vuelve en beneficio de todos. Esta idea, por simple, estaba fuera del alcance de los agudos intelectuales mexicanos.

Comenzó a respirarse en el ambiente la idea de que el cambio no iba a ser fácil para ningún mexicano. Y esto era realmente un festín para los perdedores de la elección. Convertirían cada palabra, cada intensión, cada obstáculo normal, en un tropiezo de Fox, en una demostración de su ineptitud, en un error del elector mexicano. La apuesta no era a que México sea mejor, sino a que por ningún motivo lo sea mientras parezca que lo comenzó a ser gracias al cambio ofrecido por Vicente Fox.

 


 

Hoy, en 2009... ¿qué pasó?