- 
Pulso-Economía y negocios

Afectada por la crisis

881 palabras

Panorama desfavorable para la industria de la construcción

"Para los bancos, los constructores somos de alto riesgo..."

presidente_cmic

El presidente nacional de la Cámara de la Industria de la Construcción (CMIC), José Eduardo Correa Abreu afirmó —en su primera rueda de prensa desde su reciente nombramiento— que el panorama para la industria de la construcción no se muestra favorable, ni siquiera para el 2010.

 

Teniendo como sede la Reunión Nacional de Vivienda Yucatán 2009, titulada La vivienda multiplicador Económico y Bienestar Social, el titular de la CMIC mencionó que la industria tendrá un decremento de 8.8% y una pérdida de empleo de 5.3%, lo que significa que se contruirá 40% menos de lo que se logró el año pasado.

Aclaró que en la actualidad se está construyendo lo que fue presupuestado en 2008, pero para este año las expectativas son diferentes, ya que hay un menor mercado que podría permanecer así si no se da un repunte económico.

Factores perjudiciales

Con respecto a los factores que han perjudicado la inversión en la construcción José Eduardo Correa explicó que la crisis afecta en primer lugar a este ramo, pero que también es el primero que suele recuperarse.

Al preguntarle cuándo se espera esta recuperación, afirmó que según los reportes la mejoría sería para el primer trimestre del 2010, lo cual espera que así sea.

El responsable de la CMIC habló también del papel de las empresas extranjeras frente a la construcción mexicana.

Lamentablemente, vamos a seguir dependiendo de ellas si no se da un cambio de situación pronto. Las empresas mexicanas actuamos como subcontratistas a pesar de que llevamos a cabo 100% de la obra y tenemos la capacidad de ser contratistas.

Agregó que precisamente las empresas extranjeras son las que tienen más posibilidades de inversión por las tasas bajas que obtienen, lo que no funciona del mismo modo para los constructores mexicanos, que carecen de créditos suficientes.

Para los bancos nosotros los constructores somos producto de alto riesgo, entonces las cosas se hacen al precio que los contratistas extranjeros quieren, lo que resulta perjudicial para los locales.

El empresario lamentó además el recorte presupuestal del gobierno federal en materia de construcción.

Es una pena que haya recortes sobre todo en lo que se refiere a la infraestructura del país. Debería pensarse más en dónde se hacen los recortes, porque esto afecta la mano de obra del país. Necesitamos generar trabajo; con empleo hasta la delincuencia disminuye.

Situación actual de la CMIC

Eduardo Correa Abreu mencionó que la situación estatal de la CMIC puede observarse en la inauguración del evento, que contó con más de 900 congresitas, entre ellos 28% de representantes de la Industria de la Construcción de distintos estados de la República que también están trabajando a nivel nacional, lo que significa que la Cámara se encuentra unida, sólida y trabajando en conjunto.

cmic_miembros
Miembros del CMIC con el presidente nacional de esa agrupación antes de entrar a la rueda de prensa

De esta manera contestó a los cuestionamientos hechos con respecto a la salida de antecesor Humberto Armenta —una aparente licencia por motivos personales aunque muchos insisten que fue por una auditoría.

Hablando acerca de sus retos personales como titular de la CMIC, Correa Abreu expresó su deseo de seguir luchando para que se les respete su lugar a las empresas nacionales y esperar concretar con los diputados de la próxima legislatura más apoyos en materia de construcción.

Por último, el empresario agregó que se deben dar créditos también a la gente que no tiene un empleo fijo, por ejemplo, los trabajadores ambulantes que no califican tan fácilmente. Dijo que aunque ya existen programas nacionales al respecto, hace falta ampliarlos y otorgarles la importancia que necesitan.

Al preguntarle si al término de los 100 días de licencia pedidos por su antecesor Humberto Armenta —y que concluirían el próximo marzo— pensaría en seguir en el cargo, Correa Abreu sonrió y sólo dijo: "Te contesto en 100 días". MEAP.